Publicado: 20 de Julio de 2017


Durante el verano, se multiplican por cinco las posibilidades de que los neumáticos de nuestro coche sufran un reventón. Sin embargo, acostumbra a pasar en neumáticos que circulan con presiones por debajo de los recomendado, tal y como explica Grupo Andrés. Por ello, es importante que, al empezar los meses de calor, se revise la presión de las ruedas y, además, es esencial que se haga antes de empezar un trayecto largo. Así, las cubiertas con menos presión de la indicada por el fabricante del coche o de la moto son muy vulnerables a las altas temperaturas ambientales y del asfalto, factores que aceleran su desgaste y que propician el reventón.

Y es que un termómetro que indique una temperatura ambiental por encima de los 40 grados, así como un asfalto que ronde los 80 son los peores enemigos de nuestros neumáticos y todos aquellos que se encuentren circulando con tres décimas o menos de la presión recomendada por el fabricante del vehículo pueden sufrir un reventón en cualquier momento. La mejor opción es vigilar esta presión para no sufrir ningún incidente en el momento menos oportuno, camino a nuestras esperadas vacaciones.

Pero, ¿por qué afecta la presión a la posibilidad de reventón? Los neumáticos con presiones bajas se deforman más que las cubiertas con el inflado correcto. Dichas deformaciones aumentan las zonas de contacto entre los diferentes elementos de la estructura interna y la propia goma, incrementando de forma rápida a temperatura del conjunto. Al sumar un asflato de temperatura elevada, el aire contenido en la rueda se calienta de forma exponencial incrementando la presión que ejerce sobre la propia cubierta hasta niveles prohibidos. El resultado es un reventón.

La importancia de revisar nuestros neumáticos | GRUPO ANDRÉS

Desde Grupo Andrés quieren advertir a todos aquellos que circulen este verano. De hecho, Eduardo Salazar, director general del distribuidor de neumáticos, ha explicado que "nuestra misión, como expertos en el mundo del neumático, es alertar de los riesgos de reunir calor extremo en el ambiente y en el asfalto con cubiertas parcialmente desinfladas que se aproximan al límite de su vida útil".

Así que aconsejan que revisemos muy bien las presiones de las cubiertas de nuestros vehículos cuando vayamos a rodar bajo las altas temperaturas de este verano. Además, también piden que substituyamos dichas cubiertas cuando se hayan superado los 40.000/45.000 kilómetros. Todo ello, contribuirá a una mayor seguridad para todos en nuestras carreteras durante estos meses de calor.