Publicado: 21 de Julio de 2017

En aquellos casos en que el neumático pueda ser reparado, debe someterse previamente a un examen minucioso por parte de un profesional. Solo él puede confirmar que el neumático no sufre daños internos. El desmontaje de la cubierta es una operación indispensable para juzgar con precisión el estado del neumático.

1 - EL NEUMÁTICO ESTÁ PINCHADO

En caso de pinchazo, el neumático debe ser examinado por un profesional. Solo él puede garantizar que su membrana interior no haya sufrido daños que impidan la reparación del neumático.

2 - SE HA ALCANZADO EL LÍMITE DE DESGASTE LEGAL

Según el Código de Circulación:

  • «El indicador de desgaste de 1,6 milímetros indica la altura mínima legal de la goma».
  • «La diferencia de profundidad de las ranuras principales de 2 neumáticos montados en el mismo eje no debe sobrepasar los 5 milímetros».

3 - LOS NEUMÁTICOS PRESENTAN SIGNOS DE ENVEJECIMIENTO

Es difícil prever la duración de la vida útil de los neumáticos. No depende de su fecha de fabricación. Neumáticos que no han rodado o han rodado poco pueden mostrar signos de envejecimiento. Son varios los factores que pueden afectar a la duración de vida de los neumáticos: condiciones climáticas, condiciones de almacenamiento y de uso, carga, velocidad, presión de inflado, mantenimiento, etc. Cada uno de ellos puede modificar considerablemente la duración prevista. Para más información, consulta nuestros consejos de uso y de seguridad.

4 - EL NEUMÁTICO ESTÁ DAÑADO

Una acera, un agujero o un objeto pueden dañar seriamente un neumático. Toda perforación, corte o deformación ha de ser cuidadosamente examinado por un mecánico profesional. Solo él podrá indicar si el neumático puede ser reparado. Como norma general, jamás debes circular con un neumático dañado o que ha circulado desinflado sin consultar con un profesional. Se trata de una norma de seguridad, ya que solo la inspección posterior al desmontaje a cargo de un profesional puede confirmar que el neumático no ha sufrido daños internos.

5 - EL NEUMÁTICO PRESENTA UN DESGASTE ANÓMALO

Un desgaste anómalo de la banda de rodamiento, localizado en determinados lugares (en el centro o en los hombros) suele ser síntoma de un problema mecánico, como un fallo de paralelismo, de equilibrado, de suspensión o de transmisión. También puede ser consecuencia de una presión inadecuada. A la menor anomalía, ponte en contacto con un profesional.

En Neumáticos Vulcano nuestros profesionales les informarán sobre el estado de su neumático y le aconsejarán sobre su seguridad.